fbpx

Tips para sobrellevar la recuperación de una cirugía de hernia discal

Cuando todos los tratamientos conservadores han fallado para lidiar con una hernia de disco, la cirugía representa una oportunidad más de aliviar el dolor. El objetivo de este procedimiento es remover el material del disco que podría estar presionando sobre los nervios espinales, lo que ayuda a desaparecer la molestia y mejorar la movilidad.

Por supuesto, para tratar este problema, existen distintos tipos de cirugía; cada uno de ellos implica un tiempo de recuperación distinto, dependiendo del grado de invasión. Por ello, para alcanzar la normalidad nuevamente, es necesario seguir algunas recomendaciones básicas. Aquí varios consejos que debes considerar para la recuperación de una cirugía de hernia discal:


Evita sentarte demasiado

Después de la cirugía, quizá tengas algo de dolor, por lo que tu médico podría ordenarte usar una faja lumbar. Podría ser tentador sentarte y descansar, pero lo mejor es que no lo hagas por mucho tiempo durante las primeras semanas de recuperación. Manejar en el auto por mucho tiempo también puede tener un impacto negativo en tu columna. Evita viajes largos al menos durante la primera semana después del procedimiento. Es importante que permanezcas parado y caminando por un tiempo.


Llevar una dieta sana

Comer saludablemente es parte muy importante de la recuperación de una cirugía de hernia discal. Quizá no te sientas tan hambriento después del procedimiento, pero debes saber que esto es completamente normal. De cualquier manera, es vital consumir líquidos y obtener los nutrientes necesarios para ayudar al cuerpo a sanar.

Por otro lado, tomar ciertos analgésicos, combinado con la poca actividad, puede causar estreñimiento. Pasar mucho tiempo en el escusado puede causar presión en la columna; beber líquidos y una dieta rica en fibra puede prevenir esto. Si es necesario, tu médico puede recomendar un laxante para los días inmediatamente posteriores a la cirugía.


No sometas tu columna a demasiado estrés

Es importante que no sometas la columna a estrés innecesario durante la recuperación de una cirugía de hernia discal. Evita doblar la cintura durante las primeras cuatro semanas después del procedimiento. Tampoco tuerzas el cuerpo. Evita cargar objetos que pesen más de dos kilos. También hay maneras de eliminar presión sobre la columna mientras te recuperas. Al dormir, coloca una almohada entre tus rodillas cuando estés posicionado de lado. Y agáchate y enderézate con la cadera y las piernas, y no con la espalda.

Lee también: Factores para optar por una cirugía de columna


Evita actividades que puedan extender la recuperación

Subir las escalares, cargar objetos de cierto peso y hasta caminar muy rápido antes del momento indicado pueden prolongar tu tiempo de recuperación de una cirugía de hernia discal, sobre todo si estas actividades conllevan dolor. Lo ideal es tener todas las precauciones; el uso de artículos como andaderas ortopédicas, asientos para regaderas, agarraderas para inodoro, etc., pueden ser de gran ayuda.

recuperación de una cirugía de hernia discal


Comprométete con la terapia

La cirugía no es el último paso de la mitigación del dolor que provoca una hernia de disco. Después del procedimiento, tendrás que pasar varias semanas en terapia física, diseñada para ayudar al cuerpo a alcanzar la recuperación óptima; por supuesto, esto no podría no ser tan sencillo. Asegúrate de seguir al pie de la letra las instrucciones del fisioterapeuta, pues esto ayudará a acelerar la recuperación.


Sigue acudiendo con tu médico

Y, claro, también es importante que sigas visitando al médico durante la recuperación de una cirugía de hernia discal. El especialista revisará tu columna una o dos semanas después del procedimiento para verificar que todo esté en orden. También le dará un vistazo a tu incisión para cerciorarse de que no haya señales de infección, e, igualmente, removerá los puntos. Por último, el médico podría recomendarte algunos ejercicios para la columna.

recuperación de una cirugía de hernia discal


Apuntes finales

  • Tu médico te pedirá incrementar lentamente la actividad durante la primera semana de la recuperación de una cirugía de hernia discal. Caminar es un muy buen ejercicio, ya que ayuda a mejorar la resistencia aeróbica y promueve la circulación en el cuerpo. Regresar a trabajar de inmediato queda casi descartado.

  • También es importante que tú mismo estés al tanto de tu incisión en busca de señales de infección. Después de la primera semana llegará el momento para que el especialista haga su primera revisión postoperatoria.

  • Tres semanas después podrías considerar regresar al trabajo, aunque solo si este es sedentario. Por supuesto, debes mantener una posición neutral mientras estás sentado o parado. Si tu trabajo es pesado, entonces el médico te recomendará que esperes varias semanas más.

  • Durante este tiempo, debes caminar cada vez más. La terapia puede comenzar aquí, pero podría no ser necesaria en caso de que la cirugía haya sido de mínima invasión.

  • La recuperación estará casi completa para la cuarta semana, pero será entre la sexta y octava cuando finalmente podrás regresar a tus actividades normales.


Si tienes una cirugía de hernia de disco en puerta, es fundamental que encuentres a un neurocirujano de tu confianza, quien pueda guiarte durante el proceso de recuperación. Saber qué esperar del procedimiento te permitirá enfocarte en una recuperación completa, para regresa lo más pronto posible a tu vida como la conocías.

Referencias: healthgrades
Neurosurgeons of New Jersey
IGEA

Related Posts