fbpx

Bloqueo nervioso: concepto, procedimiento y resultados

Una inyección de bloqueo nervioso no solo se emplea como una prueba de diagnóstico, sino también para aliviar los síntomas causados por la presión en los nervios.


¿Qué es?

El bloqueo nervioso permite determinar si una raíz nerviosa espinal específica es la fuente del dolor. Esta prueba ayuda a un médico a diagnosticar una radiculopatía ―irritación e inflamación de una raíz nerviosa― cervical o lumbar.

Bajo guía fluoroscópica, se inyecta un medicamento esteroide ―un potente antiinflamatorio― en una raíz nerviosa específica. Si la inyección reduce los síntomas, se identifica la fuente del dolor. La prueba dura entre 15 y 30 minutos por cada nivel de la columna.


¿Por qué se realiza?

Cuando los nervios del foramen se irritan o pellizcan, la inflamación resultante puede provocar dolor, entumecimiento u hormigueo. Si el anestésico local actúa sobre el nervio correcto que está causando el dolor, la resolución temporal del dolor proporcionará información de diagnóstico al especialista.

bloqueo nervioso



Preparación

Es necesario informar al médico sobre todos los medicamentos que se toman, incluidos los medicamentos y hierbas de venta libre. Las siguientes son las instrucciones básicas a seguir:

  • Suspender los medicamentos anticoagulantes dos días antes de la prueba.
  • No tomar ningún producto de aspirina cinco días antes de la prueba.
  • Suspender la medicación antiinflamatoria cinco días antes de la prueba.
  • Dejar de tomar analgésicos ocho horas antes de la prueba.
  • No comer ni beber seis horas antes de la prueba.

Lee también: ¿Para qué sirven las inyeccionas epidurales y cómo se aplican?


¿Cómo se realiza?

Un bloqueo nervioso se realiza en un entorno estéril, como un quirófano o un centro de cirugía ambulatoria. Los medicamentos se administran vía intravenosa; el paciente permanece despierto o en un estado de somnolencia.

En el quirófano, el paciente permanece en una posición que le permita al médico acceder al cuello o la espalda baja. El área de la piel se limpia con un jabón esterilizado; se inyecta un anestésico local para adormecerla. Luego, se coloca una máquina de imágenes especial llamada C-arm ―fluoroscopía― para permitirle al médico ver su columna durante el procedimiento. La aguja avanza justo fuera del neuroforamen adyacente a la raíz nerviosa sospechosa. Se inyecta una pequeña cantidad de contraste para confirmar la colocación de la aguja y el flujo del material. El médico le pide que describa lo que siente. Luego, se inyecta lidocaína ―anestesia local― en el área. Se puede agregar un corticosteroide, un medicamento antiinflamatorio duradero y de liberación lenta que reduce eficazmente la inflamación. A medida que se inyecta, fluye y recubre las raíces nerviosas locales.

bloqueo nervioso



¿Qué pasa después?

Inmediatamente después de la inyección, es posible que el paciente sienta que sus piernas o brazos, a lo largo de esa raíz nerviosa específica, se vuelven pesados, entumecidos o débiles. El dolor puede haber desaparecido o ser considerablemente menor. Esto se debe al efecto del anestésico local. Es posible que regrese y que se sienta algo de dolor en el lugar de la inyección durante aproximadamente un día. Es muy importante tener cuidado durante varias horas después para evitar caerse por debilidad si se realiza en la columna lumbar o torácica, o dejar caer o manipular de forma inestable cosas con la mano o el brazo si se realiza en la columna cervical. Esto debería resolverse con el paso de las horas, pero si persiste más allá de 8 horas aproximadamente, es necesario notificarlo.

Esta inyección suele proporcionar al menos tres meses de alivio de los síntomas. Si una no ayuda, es posible que se necesite una evaluación adicional para detectar otra causa de los síntomas.

Imagen del encabezado: Diagnostic Pain Center
Referencias: Piedmont
Kraus Back & Neck Institute
Mayfair Diagnostics
Legacy Spine & Neurological Specialists

Related Posts