fbpx
Instituto de la columna ,primer hospital especializado en columna vertebral.

Related Posts

hernia de disco Tag

Detectar una hernia discal en una etapa temprana es fundamental para que el tratamiento posterior tenga éxito. No hacerlo, por supuesto, puede representar afectaciones importantes en la calidad de vida de una persona. Al respecto pudimos hablar nuevamente con el Dr. Víctor Hugo Malo, jefe del Servicio de Columna en nuestro instituto. En esta segunda parte de la entrevista sobre discos herniados (lee aquí la primera parte), el neurocirujano ahonda en lo que implica el tratamiento no quirúrgico de una hernia discal:

Cuando un fragmento del núcleo pulposo de un disco intervertebral se expulsa fuera el anillo, a través de una ruptura hacia el canal medular, se forma una hernia discal. Este padecimiento, que se puede formar en cualquier parte de la columna, afecta la calidad de vida de las personas, por lo que es importante atenderlo lo más pronto posible. Para ahondar en este tema, principalmente del tratamiento y el diagnóstico, charlamos con nuestro jefe del Servicio de Columna, el Dr. Víctor Hugo Malo. Aquí la primera parte de esta conversación:

Con cualquier lesión existe el riesgo de empeorarla si el paciente no se somete a un tratamiento, esperando que los síntomas se alivien por sí solos. Las de columna son todavía más delicadas, pues la médula espinal es la encargada de controlar el sistema nervioso, el cual se comunica con el resto del cuerpo. Con una hernia discal, las complicaciones podrían ser todavía más importantes. Además de que causa mucho dolor, esta puede dañar los nervios o causar dolor crónico. Tratarla a tiempo significa prevenir toda una vida de molestia física. Vale la pena recordar qué pasa si no se trata una hernia discal para tomar cartas en el asunto.

El dolor de espalda puede aparecer de forma súbita e inesperada. Percatarse de una molestia en la espalda baja durante actividades sin ningún tipo de riesgo aparente puede ser signo de una hernia de disco. Este padecimiento, uno de los más comunes de la columna, puede estar ahí sin que la persona lo sepa. No es hasta que se hace un estudio de imagenología, por cualquier otra razón, que sale a la luz. Pero, ¿de qué se trata realmente esta afección? Veamos.