fbpx
Instituto de la columna ,primer hospital especializado en columna vertebral.

Related Posts

Señales que indican que eres candidato a una cirugía de columna de mínima invasión

candidato a una cirugía de columna de mínima invasión

Señales que indican que eres candidato a una cirugía de columna de mínima invasión

Cuando un padecimiento de la columna se agudiza, y los tratamientos conservadores —modificación del estilo de vida, inyecciones, medicamentos, terapia física— han fallado, una cirugía de columna de mínima invasión representa una oportunidad para recuperar tu calidad de vida.

Debido a las técnicas que utiliza, el procedimiento puede otorgarte varios beneficios: menor daño en los músculos, menor dolor postoperatorio, menos tiempo en el hospital y una recuperación más rápida. Por supuesto, de acuerdo a cada caso, el neurocirujano determinará si este método es una opción para ti. A continuación, revisamos si puedes ser candidato una cirugía de columna de mínima invasión:


¿Qué es una cirugía de mínima invasión?

En una cirugía tradicional, el médico hace una incisión de gran tamaño; una cantidad importante de músculos son removidos o apartados para poder trabajar en el área afectada del hueso. Esto puede dar como resultado daño muscular y dolor considerable después del procedimiento.

En cambio, en una cirugía de columna de mínima invasión, el neurocirujano hace unas cuantas incisiones de menor tamaño —1.2 cm (aprox.)— en la piel. Luego, un endoscopio entra por ellas, para que el especialista pueda trabajar en el área reducida —la cámara del dispositivo transmite las imágenes en tiempo real a un monitor—. Instrumentos especiales diseñados para el endoscopio pasan por él. Cuando el procedimiento termina, las incisiones pequeñas se suturan. En consecuencia, lo anterior genera menor daño en los músculos.

Existen tres formas de entrar a la columna: por el frente, por detrás y por los lados.


¿Cómo determina el médico quién es candidato a una?

Para determinar si eres candidato a una cirugía de columna de mínima invasión, el neurocirujano te hará una evaluación. Esta se conforma por las siguientes preguntas sobre tu calidad de vida:

  1. ¿El dolor es persistente?
  2. ¿Este viaja del cuello hacia las extremidades superiores?
  3. ¿Y también de la zona lumbar a las extremidades inferiores?
  4. ¿Los síntomas persisten a pesar de haberse sometido a una cirugía?

Usualmente, los pacientes que no son candidatos a una cirugía abierta sí lo son para una de mínima invasión. Tu condición específica también puede afectar tu idoneidad para el procedimiento. Típicamente, los candidatos necesitan una descompresión de los nervios espinales, mayor estabilidad de la columna y la corrección de una deformidad.

candidato a una cirugía de columna de mínima invasión

Cabe destacar que algunos tumores e infecciones no pueden ser tratados con técnicas de mínima invasión. De cualquier manera, los pacientes con hernias de disco, estenosis espinal o espondilolistesis sí pueden someterse a ellas, aunque solo cuando los tratamientos no quirúrgicos no han aliviado el dolor durante tres meses. Los pacientes mayores también son buenos candidatos para este tipo de cirugías.

Lee también: Tips para sobrellevar la recuperación de una cirugía de hernia discal


¿Quiénes se pueden someter a una?

Los individuos con los siguientes padecimientos pueden ser candidatos:

  • Disco herniado: una condición que se caracteriza por un disco intervertebral que sobresale, se desliza o se abulta en el conducto vertebral, pellizcando o comprimiendo la raíz de algún nervio espinal.

  • Estenosis espinal: estrechamiento del canal espinal, lo que da como resultado la compresión de la médula espinal o las raíces nerviosas. Esta es causada comúnmente por la osteoartritis.

  • Espondilolistesis: desplazamiento de una vértebra. El padecimiento puede ocurrir por uso excesivo, por lo que es recurrente en atletas e individuos sumamente activos.
candidato a una cirugía de columna de mínima invasión


¿Qué cirugías se pueden realizar usando técnicas de mínima invasión?

  • Discectomía (microdiscectomía): remoción parcial o total de un disco.

  • Foraminotomía: agrandamiento quirúrgico de la vía de los nervios espinales que elimina presión.

  • Cifoplastía: estabilización con cemento de grado médico de las fracturas vertebrales por compresión. Restaura la altura del cuerpo vertebral y reduce la deformidad.

  • Laminectomía: remoción de una parte de la lámina —arco de hueso delgado en forma de un semicírculo delgado detrás del cuerpo vertebral— para reducir presión sobre la médula.

  • Laminotomía: se hace un orificio en la lámina para hacer más espacio para la médula; da acceso a las estructuras debajo de la lámina.

  • Nucleoplastía: trata discos herniados removiendo tejido de su núcleo.

  • Fusión espinal: estabiliza la columna usando injerto óseo y otros instrumentos.

  • Vertebroplastía: estabilización con cemento óseo de las fracturas vertebrales por compresión.


Es importante recordar que no cualquier paciente es candidato a una cirugía de columna de mínima invasión. Cada procedimiento se personaliza de acuerdo a la persona y la técnica. Por supuesto, el neurocirujano, después de la evaluación, y de agotar las demás opciones no quirúrgicas, será quien ponga sobre la mesa esta opción.

Referencias: Cleveland Clinic
SpineUniverse
New Jersey Spinal Medicine and Surgery
Front Range Spine and Neurosurgery