fbpx
Instituto de la columna ,primer hospital especializado en columna vertebral.

Related Posts

Cosas que pueden perjudicar la columna de tu bebé

columna de tu bebé

Cosas que pueden perjudicar la columna de tu bebé

Como padre o madre seguramente has aprendido a serlo sobre la marcha. Si bien tus padres o amigos te han dado consejos sobre lo que debes hacer y lo que no, hay pequeños detalles que suelen pasar por alto, y es esencial que los sepas para proteger a tu bebe. En esta ocasión, nos enfocaremos en su columna y su sistema nervioso.

Al ser las primeras partes que se desarrollan durante la etapa embrionaria, la columna y el sistema nervioso son esenciales para el funcionamiento y la coordinación del resto de los sistemas corporales: desde el crecimiento de los músculos hasta la respiración. De hecho, sin una columna y un sistema nervioso operando de forma óptima, el cuerpo no podría funcionar al 100 por ciento.

La salud de la columna y el sistema nervioso no siempre se prioriza; por eso, es posible que tu hijo o hija pudiera estar sufriendo problemas de los que ni siquiera te has percatado. Con esto en mente aquí cinco cosas que podrían estar afectando la columna de tu bebé:


Cambio de pañales

Cuando le cambias los pañales a tu bebé, lo más probable es que le subas las piernas. Esto causa que la unión torácica/lumbar de su columna se convierta en un punto de apoyo, lo que puede generar tensión en esa área de la columna. Los nervios que salen desde esa ubicación de la columna de tu bebé van hacia el sistema digestivo, lo que puede causar cólicos, reflujo, constipación o gases. La mejor manera de cambiarle el pañal es haciendo girar al bebe hacia un lado y luego hacia el otro. Esto mantiene su columna en posición neutral y alineada adecuadamente. En resumidas cuentas, debes evitar poner estrés sobre su columna lumbar superior y torácica inferior.

columna de tu bebé


Carriolas

Estos vehículos son una muy buena opción para no cargar al bebé todo el tiempo y poner en riesgo tu columna y la suya, siempre y cuando sea la apropiada. La que necesitas es una que cuente con un buen soporte y que aliente al bebé a tener sus rodillas por arriba de su cadera —posición en “M”—. Esto permite que los muslos soporten las articulaciones de las rodillas, lo que genera menos fuerza en las articulaciones de la cadera.


Asientos para coche

Al nacer, la columna de tu hijo tiene forma en “C”. Conforme crece, la curva cambia, desarrollando una lordosis lumbar y cervical en la columna. Cuando el bebé está en el asiento de seguridad, su columna se queda en posición en “C” debido a los cinturones. Por ello, para contrarrestar el tiempo que permaneció así, lo ideal es dejarlo pasar un rato en el suelo bocabajo para que explore sus alrededores. Minimiza el tiempo que debe pasar en el asiento. Y cuando estés por comprar uno, escoge el que ofrezca espacio suficiente entre sus rodillas, para que puedan quedarse en posición en “M”, mencionada en el punto anterior.

Lee también: Hábitos para mantener una espalda sana


Levantarlo

Si sueles levantar a tu bebé rodeando sus costillas con tus manos —justo por debajo de las axilas—, debes saber que esto puede ser perjudicial. Hacerlo de los brazos tampoco es recomendable, ya que puede causar que su cabeza se mueva bruscamente hacia delante y hacia atrás. Esto es peligroso, pues los músculos y los ligamentos del cuello todavía no son tan fuertes como para soportar adecuadamente el peso de su cabeza.

columna de tu bebé
Imagen: Flo

Para levantarlo correctamente, debes asegurarte de que su cabeza tenga el soporte suficiente. Cuando esté acostado, coloca una mano bajo su cabeza y la otra bajo su trasero, y luego levántalo hacia tu pecho.


Canguros o fulares

Estos accesorios otorgan muchos beneficios tanto a los padres como a los bebés. La forma en que el bebé se sostiene optimiza su crecimiento físico, emocional e intelectual, todos coordinados por el sistema nervioso. Estas son algunas de las características que deben tener para asegurar lo anterior:

  • Un asiento ancho que soporte las piernas hasta las rodillas (quitando presión de la cadera).
  • Aseguran ángulos de cadera más grandes, especialmente en la posición frontal hacia afuera.

Y estas son las que no deberían tener:

  • Un asiento que soporte la entrepierna dejando las piernas colgando en una posición no natural.
columna de tu bebé
Imagen: International Hyp Dysplasia Institute


Si bien es imposible que prevengas todo el estrés sobre la columna de tu bebé, sí que puedes minimizar efectos negativos siguiendo los consejos de arriba. Al optimizar estas partes de su cuerpo, tu hijo podrá alcanzar todo su potencial y vivir de una mejor manera.

Referencias: Flo
Rochester Chiropractic & Wellness
Mom Talk NB