fbpx

¿Qué es el electrodiagnóstico?

Podría decirse que el cuerpo es un generador eléctrico. Los nervios y los músculos crean señales eléctricas que entregan mensajes desde y hacia el cerebro. Los nervios sensoriales proporcionan al cerebro información acerca de los alrededores de una persona. Por otro lado, los motores envían señales desde el cerebro para activar los músculos.

Las lesiones o las enfermedades que afectan los nervios y los músculos pueden ralentizar o detener el movimiento de estas señales. Si existe dolor de espalda, entumecimiento u hormigueo en esta parte, el cuello o las extremidades, medir la velocidad y el grado de actividad eléctrica en los músculos y los nervios puede ayudar al médico a obtener un diagnóstico más acertado. Y a esto se le conoce como electrodiagnóstico.


Pruebas de electrodiagnóstico

Generalmente, son dos las pruebas que se realizan:


Estudio de Conducción Nerviosa

También llamada Velocidad de Conducción Nerviosa (VCN), el Estudio de Conducción Nerviosa (NCS por sus siglas en inglés) mide la velocidad en que los nervios conducen señales eléctricas. Electrodos se posicionan sobre la superficie de la piel —como del brazo —, y luego se envían pequeñas corrientes eléctricas —lo cual puede ser incómodo, pero no doloroso —. Los electrodos se mueven a diferentes lugares del cuerpo para repetir la prueba.

Foto: Precision Health


Electromiografía

Esta prueba mide la actividad eléctrica en los músculos durante ciertos movimientos. Un electrodo en forma de aguja se inserta en el músculo; el paciente lo mueve en determinados momentos para que la actividad pueda quedar registrada en la máquina. La aguja se mueve a diferentes sitios para probar diversos músculos.

electrodiagnóstico

Anormalidades encontradas durante el NCS indican disfunción nerviosa, mientras que las encontradas en una EMG indican disfunción muscular, lo que puede ser síntoma de un problema subyacente. Los resultados de ambas pruebas son parte de la examinación completa del paciente —incluyendo historial médico, pruebas físicas y de imagenología—, por lo que estas no pueden arrojar un diagnóstico por sí solas.

Lee también: ¿Cómo se obtiene un diagnóstico de hernia de disco?


¿Cuándo se realizan?

El estudio se considera cuando se requiere ayuda para diagnosticar la causa del dolor de cuello o espalda que ha durado varias semanas, o para evaluar la magnitud del daño nervioso. De igual forma, el electrodiagnóstico puede indicar qué nervios o músculos se están comportando anormalmente y en qué medida. Es posible que dos raíces nerviosas aparezcan comprimidas en una resonancia magnética, pero el electrodiagnóstico podría mostrar que solo una contribuye al déficit en las funciones.

Debido a que se requiere de insertar una aguja en el cuerpo, y para evitar riesgo de infecciones, un profesional debe realizar las pruebas.


Evaluación por medio de electrodiagnóstico

La medicina de electrodiagnóstico es la porción neurológica de un examen físico, por lo que requiere conocimientos detallados de desórdenes neuromusculares y musculoesqueléticos. Las pruebas deben ser diseñadas específicamente para cada paciente; incluso los que tienen molestias similares necesitan acercamientos diferentes. La evaluación, por supuesto, necesita de una solución de problemas constante por parte del médico. Solo así se pueden obtener datos útiles.

El médico interpreta la información y la integra con el expediente clínico para hacer su diagnóstico y el posterior tratamiento. Una interpretación errónea puede dar como resultado un diagnóstico erróneo, lo cual sería peligroso para el paciente. Por ejemplo, la cirugía elegida y el sitio a intervenir puede ser determinados, en parte, por el electrodiagnóstico. De ahí la necesidad de que no existan errores.

Aunada a ello, la inserción de electrodos en forma de aguja requiere conocimientos detallados de anatomía. Además, se tienen que tomar varias precauciones para evitar el riesgo de transmisión de infecciones. Es importante recordar que la prueba se vuelve más delicada cuando se tiene que hacer cerca de los vasos sanguíneos, el abdomen o los pulmones. Es por eso que el médico debe entender y evaluar todos estos riesgos, para así tomar todas las medidas pertinentes y minimizar el posible daño al paciente.

electrodiagnóstico


Precisión de las pruebas

La precisión de las pruebas depende de la habilidad de quien las esté conduciendo y del equipo empleado. Generalmente, estas pueden determinar con gran exactitud lesiones nerviosas y enfermedades de los nervios y los músculos. De cualquier manera, en algunos casos, pasan hasta varias semanas para que los cambios sean visibles.

Adicionalmente, estas pruebas no pueden determinar la existencia o el nivel del dolor. Una persona podría seguir sintiéndolo o mostrar síntomas aun cuando el electrodiagnóstico muestre que los nervios funcionan con normalidad. En estos casos, el médico debe recomendar un tratamiento específico.

Fuentes: OrthoInfo
AANEM
SPINE-health

Related Posts