fbpx

Causas y síntomas del dolor de espalda en niños

El dolor de espalda no solo se presenta en adultos, sino también en niños, sobre todo en la adolescencia. Según un estudio de 2020 de Spine, 34 por ciento de los niños reportó este padecimiento, y al menos 9 por ciento mencionó que era severo.

Para los 15 años, del 20 al 70 por ciento de los niños habrá experimentado algún tipo de dolor de espalda. Y claro, este será cada vez más propenso a aparecer conforme crecen, principalmente en mujeres.

Afortunadamente, la terapia física es más que suficiente para tratarlo, con solo el 2 por ciento de los pacientes menores requiriendo tratamientos más invasivos. Pero esto no debe ser motivo para bajar la guardia; a continuación, hacemos una breve exploración de cómo es el dolor de espalda en niños.


Causas

Así como en adultos, el estrés muscular es la causa más común de dolor de espalda en niños. La zona lumbar suele ser la más afectada, y el origen generalmente se encuentra en caídas, técnicas inadecuadas para hacer ejercicio y lesiones por uso excesivo.

dolor de espalda en niños

Las causas más comunes son:

  • Músculos del core débiles.
  • Mala postura.
  • Obesidad.
  • Rigidez muscular —más común en adolescentes—.
  • Cargar incorrectamente la mochila por periodos prolongados.
  • Estilo de vida sedentario —quedarse horas viendo la televisión o jugando videojuegos—.
  • Lesiones producto de actividad deportiva.

Los niños de 12 años o más suelen experimentar más dolor de espalda que los más pequeños.


Síntomas

Estos son algunos de los síntomas más comunes del dolor de espalda en niños:

  • Dolor que aumenta con el movimiento, como al agacharse.
  • Dolor que se incrementa al estar sentado o parado por mucho tiempo.
  • Músculos adoloridos cerca de la columna.
  • Tensión muscular y espasmos.
dolor de espalda en niños

Si bien la mayoría de los casos no son de cuidado, hay ocasiones en que un niño necesitará atención médica, sobre todo si el dolor persiste por más de tres días, o si hay fiebre o entumecimiento en piernas y brazos.

También es necesario acudir al médico si el dolor es tan intenso que lo despierta por la noche, o si hay demasiada rigidez por la mañana. En ocasiones, esto puede significar la presencia de condiciones médicas específicas, como lesiones en las articulaciones, fibromialgia —trastorno de dolor crónico—, enfermedad de Scheuermann, ciática —dolor que irradia hasta los glúteos y las piernas—, escoliosis idiopática —curvatura anormal de la columna por razones desconocidas— o espondilosis.

Lee también: Los principales padecimientos de la columna


Prevención

Las sugerencias para evitar dolor de espalda en niños incluyen:

  • Reducir los riesgos de caídas usando correas de seguridad en carriolas, sillas para comer y mesas para cambiar pañales.
  • Alentar descansos para estirarse o caminar al estar haciendo tarea. Largos periodos de estar sentado pueden causar fatiga en los músculos.
  • Limitar el tiempo que usan la computadora o ven la televisión
  • Enseñar la forma correcta de sentarse —con los glúteos completamente en paralelo con el asiento—, para evitar que se encorven.
  • Disponer de una silla ergonómica, para que mejoren su postura al hacer tarea.
  • Asegurarse de que hacen ejercicio.
  • Hablarles de la importancia de una buena postura.


Uso de la mochila

Una mochila que tiene más posibilidades de no causar dolor tiene las siguientes características:

  • Material acolchado y ligero.
  • Correas acolchadas, anchas (5 cm) y ajustables.
  • Compartimentos individuales.
  • Rueditas —para arrastrar en lugar de cargar—.
dolor de espalda en niños

Pero no solo basta con tener una buena mochila, pues hay que saber cargarla. Aquí los consejos para hacerlo de manera adecuada:

  • Usar siempre ambas correas para los hombros.
  • Llenar los compartimientos de forma equitativa.
  • Acomodar artículos planos lo más lejos posible de la espalda.
  • Ajustar las correas para que la mochila se ajuste perfectamente al cuerpo: la parte inferior debe estar 5 cm por arriba de la cintura, y la superior justo debajo del cráneo; no es recomendable llevarla muy cerca de los glúteos.
  • Cargarla usando los músculos de las piernas, y no agachándose con los brazos extendidos.
  • No inclinarse hacia delante si lleva mucho peso.

Referencias: Spine Universe
SPINE-health
Stanford Medicine
Better Health Channel

Related Posts