fbpx

Espina bífida: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento

La espina bífida es una condición médica ocasionada por el desarrollo incompleto del cerebro, la médula espinal o las meninges —capas protectoras— del feto durante el primer mes de embarazo. La afección puede ir de leve y sin síntomas hasta grave y con daño a los nervios.


¿Qué es?

El término espina bífida significa “columna dividida”: la malformación suele ser algo evidente al nacer un infante. En teoría, se genera durante los primeros 28 días del embarazo.

Es uno de los trastornos congénitos más comunes en países como Gales, Hungría, Estados Unidos y México. La condición es un tipo de defecto del tubo neural (DTN) y es causado por el desarrollo incompleto de la columna vertebral del feto durante el primer mes de gestación.

Durante el embarazo, el cerebro y la columna comienzan como una placa plana de células. Esta se enrolla para formar el tubo neural. La trompa se forma completamente 28 a 32 días después de la concepción. Si todo o parte del tubo no se cierra, deja una abertura que se conoce como defecto del tubo neural abierto.

Esta abertura puede quedar expuesta o cubierta con hueso o piel. Es el tipo más común del defecto del tubo neural abierto. Los bebés que nacen con un tipo más grave de este trastorno tienen lesiones expuestas en la columna, con un daño significativo en los nervios y la médula espinal.


Causas

Los defectos del tubo neural pueden ser ocasionados ​​por genes que se transmiten de ambos padres. También pueden ser causados ​​por factores como la obesidad o la diabetes no controlada en la madre, y por algunos medicamentos. De cualquier manera, hay que mencionar que, en la mayoría de los casos, un niño con un defecto del tubo neural no tiene antecedentes familiares de este problema.


Tipos

Hay tres tipos principales de espina bífida:

  • Espina bífida oculta (EBO): remite a la forma más común y más leve dentro de la clasificación, al punto que muchas personas ni siquiera saben que la tienen. Aquí, la médula espinal y los nervios suelen estar bien, pero puede haber un pequeño espacio en la columna. Las personas descubren que tienen EBO cuando se hacen una radiografía por alguna otra razón. Esta condición no suele causar ningún tipo de discapacidad.

  • Meningocele: este tipo raro de espina bífida ocurre cuando un saco de líquido cefalorraquídeo —pero no la médula espinal— se desplaza a través de una abertura en la espalda del bebé. Algunas personas tienen pocos o ningún síntoma, mientras que otras tienen problemas con la vejiga y los intestinos.

  • Mielomeningocele: este es el tipo más grave, pues el canal vertebral del bebé está abierto en uno o varios lugares en la parte baja o media de la espalda; sobresale un saco de líquido. Este último también contiene parte de la médula espinal y los nervios, los cuales se dañan.
espina bífida


Síntomas

Los síntomas de la espina bífida son diferentes para cada tipo.

Los síntomas del mielomeningocele incluyen canal vertebral abierto sobre algunas vértebras, generalmente, en la parte media o inferior de la espalda; membranas y médula espinal empujadas hacia afuera en un saco expuesto o cubierto de piel; músculos de las piernas débiles o paralizados. A veces también se presentan convulsiones, pies deformados, caderas no parejas, escoliosis y problemas con el intestino y la vejiga.

Los síntomas del meningocele incluyen una pequeña abertura en la espalda, un saco que es visible al nacer y membranas que salen a través de la abertura de las vértebras hacia el saco. Las membranas se pueden extirpar quirúrgicamente en estos casos.

Los síntomas de la EBO incluyen un espacio entre vértebras, una pequeña marca de nacimiento o hoyuelo en la espalda, un pequeño mechón de pelo en la espalda y un área de grasa extra en esta parte.

Lee también: Cordoma – Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento


Diagnóstico

Tres pruebas pueden detectar espina bífida y otros defectos mientras el bebé aún está en el útero:

  • Análisis de sangre: se analiza una muestra de la sangre de la madre para ver si contiene una proteína que produce el bebé, llamada AFP. Si el nivel es muy alto, podría significar espina bífida u otro defecto del tubo neural.

  • Ultrasonido: genera imágenes en blanco y negro del bebé en el monitor. Si tiene espina bífida, es posible que sea vea una columna abierta o un saco que sobresale.

  • Amniocentesis: el médico usa una aguja para extraer una pequeña cantidad de líquido del saco amniótico que rodea al bebé. Si hay un alto nivel de AFP, eso significa que falta piel alrededor del saco del infante y que esta se filtró.

A veces, la espina bífida se diagnostica después del nacimiento. Es probable que el médico quiera tomar rayos X al niño y hacer una resonancia magnética para obtener imágenes más detalladas.


Tratamiento

Los tipos más graves de espina bífida no se pueden curar; por ello, los pacientes necesitan aprender habilidades de movilidad y capacitación para manejar sus funciones intestinales y vesicales. Algunos pueden requerir cateterismo.

Estos niños también necesitan múltiples cirugías a medida que crecen, así como dispositivos de asistencia como aparatos ortopédicos, muletas y sillas de ruedas durante toda su vida.

Las cirugías, la fisioterapia y los medicamentos se usan para tratar algunos de los efectos de la espina bífida y pueden ser necesarios a lo largo de la vida del paciente para prevenir y controlar ciertas complicaciones. Los niños con espina bífida que experimentaron hidrocefalia a veces tienen problemas de aprendizaje.


Prevención

Aunque no existe una causa conocida, los expertos creen que la espina bífida se puede evitar con algunas medidas simples a seguir. Diversos estudios sugieren que si las mujeres, bajo supervisión médica, toman una dosis de 400 microgramos (0,4 mg) de ácido fólico, la incidencia de espina bífida puede reducirse hasta en un 75 por ciento.

También se recomienda evitar usar yacusis o saunas que sobrecalienten el cuerpo. Si la paciente tiene diabetes u obesidad, debe hacer todo lo posible para controlarla durante el embarazo.

espina bífida

Referencias: Healthline
WebMD
Stanford Medicine
Cleveland Clinic

Related Posts