fbpx

Explorando la anatomía de la columna vertebral

La columna vertebral es diferente a cualquier otra parte del cuerpo. Estamos hablando de una serie increíblemente compleja de huesos, articulaciones y otros tejidos.

La columna proporciona el soporte principal para el cuerpo, lo que le permite estar de pie, doblarse y girar, mientras protege la médula espinal de lesiones. Músculos y huesos fuertes, tendones y ligamentos flexibles y nervios sensibles contribuyen a una columna vertebral saludable. Conocer la anatomía de la columna vertebral nos da una mejor idea de qué implica el dolor y una lesión en ella.


Vértebras

La columna tiene 33 vértebras apiladas, las cuales el forman el canal espinal. Este es un túnel que alberga la médula espinal y los nervios, protegiéndolos de lesiones. La mayoría de las vértebras se mueven para permitir un rango de movimiento. Las que se ubican hasta abajo —sacro y cóccix— están fusionadas y no se mueven.

Las vértebras están numeradas y divididas en regiones: cervical, torácica, lumbar, sacra y coxígea.

anatomía de la columna vertebral


Médula espinal

Se trata de una columna de millones de fibras nerviosas que lleva mensajes desde el cerebro al resto del cuerpo. Se extiende desde el cerebro hasta el área entre el final de la primera y segunda vértebra lumbar. La médula espinal se encuentra dentro del canal hueco llamado canal espinal, que se forma cuando las vértebras de la columna se apilan una encima de la otra. Este conducto sostiene y protege —por medio de tres capas, conocidas como meninges (duramadre, aracnoides y piamadre)— toda la médula espinal y sus raíces nerviosas. Se trata, sin duda, de la parte más importante de la anatomía de la columna vertebral


Discos intervertebrales

Estos cojines redondos y planos se ubican entre las vértebras y actúan como amortiguadores de la columna vertebral. Cada disco tiene un núcleo blando similar a un gel —el núcleo pulposo—, el cual está rodeado por un anillo exterior flexible —el anillo—. Los discos están bajo presión constante. Cualquiera puede romperse —con el tiempo o por un sobresfuerzo—, lo que hace que parte de la sustancia de gel del núcleo se filtre. Esto resulta en hernias de disco.

anatomía de la columna vertebral


Músculos

Los dos grupos principales de músculos que afectan la columna vertebral son los extensores y los flexores. Los primeros permiten ponernos de pie y levantar objetos. Los segundos están unidos a la parte posterior de la columna. Los flexores están en la parte delantera e incluyen los músculos abdominales. Estos nos dejan flexionarnos o inclinarnos hacia delante, y son importantes para levantar y controlar el arco de la parte baja de la espalda.

Los músculos de la espalda estabilizan la columna. Algo tan común como un tono muscular deficiente o una barriga grande puede desalinear todo el cuerpo. Es importante recordar que la desalineación ejerce una presión importante sobre la columna vertebral.

Lee también: Actividades comunes que pueden afectar la columna


Foramen intervertebral

Es la abertura entre cada dos vértebras por donde las raíces nerviosas salen de la columna vertebral. Estas últimas viajan a través del foramen para llegar al resto del cuerpo. Hay dos forámenes entre cada par de vértebras, uno a cada lado. Sin el foramen, las señales nerviosas no podrían viajar hacia y desde el cerebro al resto de su cuerpo, y sin estas, por supuesto, el cuerpo no podría funcionar.


Articulaciones facetarias

Las articulaciones de la columna tienen un cartílago —tejido conectivo resbaladizo— que permite que las vértebras se deslicen entre sí. Estas hacen posible que podamos girar y doblarnos, y brindan flexibilidad y estabilidad. También pueden desarrollar artritis y causar dolor de espalda o de cuello.


Raíces nerviosas

En la anatomía de la columna vertebral también nos encontramos con las fibras nerviosas de la médula espinal, que se ramifican para formar pares que viajan a través de las pequeñas aberturas entre las vértebras. Los nervios en cada área se conectan a partes específicas del cuerpo. Esta es la razón por la cual el daño en la médula puede causar parálisis en ciertas áreas y no en otras; depende de qué nervios espinales se vean afectados. Los de la columna cervical van a la parte superior del pecho y los brazos. Los de la columna torácica van al pecho y al abdomen. Y los de la lumbar llegan a las piernas, los intestinos y la vejiga. Todos ellos coordinan y controlan los órganos y permiten mover los músculos.

anatomía de la columna vertebral


Los nervios también llevan señales eléctricas de regreso al cerebro, lo cual permite la sensibilidad. Si el cuerpo está siendo lastimado de alguna manera, los nervios le indican al cerebro lo que está ocurriendo. El daño a los nervios mismos puede causar dolor, hormigueo o entumecimiento en el área donde viaja el nervio.


Ligamentos

Son fuertes bandas fibrosas que mantienen unidas las vértebras; estabilizan la columna y protegen los discos. Los tres ligamentos principales de la columna vertebral son el amarillo, el longitudinal anterior y el longitudinal posterior. Los dos últimos son bandas continuas que se extienden desde la parte superior hasta la inferior de la columna vertebral a lo largo de los cuerpos vertebrales. Evitan el movimiento excesivo de las vértebras. Por otro lado, el ligamento amarillo se une entre la lámina de cada vértebra.

Referencias: Johnson & Johnson
Cleveland Clinic
Mayfield Braind & Spine
University of Maryland Medical Center

Related Posts