fbpx

Prevención

La mayoría de lesiones de la columna pueden ser prevenidas.

Nuestra posición bípeda (de pie) es una posición adoptada, por lo que la columna no debe realizar esfuerzos extraordinarios más allá de nuestra complexión natural.

Cuidando su espalda a través del ejercicio, alimentación adecuada y siguiendo el consejo de tu médico puede usted gozar de una espalda sana, y por lo tanto de un estilo de vida que le permita ejercer y disfrutar sus actividades.

Las causas más comunes de lesiones de espalda son:

  • Músculos débiles en espalda, abdomen y piernas.
  • Levantamiento de cargas pesadas o repetitivas.
  • Torcer el cuerpo en vez de los pies cuando se levanta o se mantiene levantada una carga.
  • Levantar carga con los brazos estirados en vez de tenerlos pegados al cuerpo desde que se inicia el levantamiento.
  • Levantar o transportar objetos de forma no convencional.
  • Trabajar en posiciones incómodas por tiempos prolongados.
  • Estar sentado o parado en la misma posición por varias horas.
  • Resbalarse o caer.
  • Mala postura por largos periodos de tiempo.

Aquí dejamos algunas recomendaciones para el cuidado de tu espalda.

Cargar Objetos


Para tomar la carga, mantenga
su cabeza y espalda en línea,
flexione las rodillas.
Use sus piernas para el levantamiento.
Si 2 personas levantan la carga,
sincronicen movimientos, tanto para levantar como para bajar
Evite cargas
desbalanceadas
y estiramientos.

Mover objetos


Mantenga la carga lo más cerca del cuerpo.
Evite torcerse al levantar la carga, gire con sus pies,
NO levante y gire a la vez.
Si usa carritos o diablitos ponga los objetos más pesados en la parte baja y los
ligeros en la parte superior.
Asegure la carga,
empuje en vez
de jalar.

Conducir


Ajuste su asiento para que sus
brazos estén a una distancia cómoda del volante y sus pies en una posición relajada en los pedales.
Estirar demasiado sus brazos o sus piernas en los pedales incrementa la curvatura en la espalda baja, pudiendo lesionar su columna.
Apoye su espalda con soportes lumbares.
Conduzca con
ambas manos.

Caminar


Use zapatos con buen soporte y absorción de impacto.
Adopte una buena postura
Vístase adecuadamente según el clima.
Elija áreas seguras para caminar.
Camine regularmente, su corazón se lo agradecerá.

Estar de pie


Cambie de posición frecuentemente.
Doble sus rodillas para inclinarse hacia adelante.
Use un objeto estable para descansar un pie en una posición más alta que el otro.
Tome mini descansos para realizar otras tareas, dándole descanso a su espalda.

Estar sentado


Tome una buena postura cómoda.
Ajuste la altura de la silla para que sus pies descansen cómodamente en el piso.
Ponga los objetos de su actividad cercanos a usted para evitar arquear la espalda.
Tome pequeños descansos haciendo tareas diferentes

Dormir


Duerma en un colchón de soporte firme.
Duerma de lado con las rodillas ligeramente dobladas.
Duerma de espalda con las rodillas ligeramente levantadas.
Duerma lo suficiente para que descanse y esté alerta.

Ejercitarse


Realice ejercicios que fortalezcan los músculos de sus brazos, espalda, abdomen y piernas.
Realice ejercicios que estiren los músculos de sus piernas y espalda.
Haga ejercicio aeróbico para su salud general.
Haga ejercicio diariamente.

Alimentación


Conserve un peso adecuado, que no comprometa su columna vertebral.
Aliméntese con una dieta balanceada, para mantener un nivel adecuado de energía y una buena salud.
Su cuerpo se curará más rápido de lesiones o enfermedades, al estar fuerte y saludable.

¿Usted padece alguno de estos síntomas?

– Adormecimiento frecuente en sus piernas o brazos.
– Debilidad para estar de pie o cargar objetos.
– Dolor de espalda que ha limitado, por lo menos en dos ocasiones al año, su vida cotidiana.
– Dolor de espalda que corre hacia a las piernas.
– Dolor constante de espalda o cuello por más de un año.

Si presenta uno o más de estos síntomas, es necesario que acuda con un especialista que pueda ayudarlo con un diagnóstico correcto.